De quesos y guisos….y amor a la cocina

Michele de Vita. “Lo más valioso no es lo que tengo sino a quien tengo”.

Gastrotaberna_3

Shin  Yamazawa

Los quesos de L’ Amelie nos unieron para siempre. Sólo hizo falta una tarde y mucho champán Lallier. Lo sirvió sin cesar, el bueno de Alfredo Sanz para sellar lo que sin ninguna duda fue un flechazo entre dos almas gemelas.

Aquel día de febrero soleado, comenzamos a compartir nuestra pasión por la gastronomía y la vida o viceversa. Yo grababa un reportaje de una de las queserías con más charme para @telemadrid, a la entrada del parque Orgaz. Michele de Vita como cada semana, había acudido a comprar los quesos que ese día le recomendaran Sandrine y Javier, expertos y entregados como pocos, a los quesos de leche cruda, los quesos de pastor… Allí probé por primera vez un gouda viejísimo…y unos de cabra, frescos, de la sierra de Madrid impresionantes.

11

Se marchó como había llegado, en su Vespa, con su sempiterna sonrisa, después de haber dado mil abrazos y dejando una estela de buen rollo inusual. Lo despedí confesándole que tenía muchas ganas de comer lo que cocinaba en su Gastrotaberna. Te espero, me dijo. Y a los dos meses volvimos a mirarnos, pero esta vez, en su territorio.

Me recibió en el porche de un establecimiento donde solo hay seis mesas y en las paredes blancas, cuelgan pizarras anunciando que “en este lugar no se ha negociado el precio con los proveedores” y que “todas las semanas se seleccionan 5 vinos de cualquier punto de España”… me entusiasma especialmente ésta: “si un camaleón se mira al espejo de qué color se pone?. Este local es también su taller de ideas, su laboratorio, el banco de pruebas donde se gestan platos, recetas y soluciones por los que Michele es solicitado desde cualquier punto de España para que comparta su arte y sus conocimientos.

Gastrotaberuna_2Shin  Yamazawa

Me había prometido un menú único e inolvidable. Y las afortunadas amigas que me acompañaron aquella noche, Miriam, Mercedes, Teresa y Rocío, todavía se emocionan como yo, recordando la ensaladilla moscovita de bonito (posteriormente he probado la que hace con cangrejo real. Deliciosa también) o la parpatana. La chuleta de atún con la que nos dejó a todas ojipláticas y con el paladar contento. Aquí la Crespo le agradeció especialmente el descubrimiento de una parte del atún de la que desde entonces es fan. Él sonrió complacido. Misión cumplida. 5 mujeres le reconocíamos a la vez, un disfrute un tanto inesperado….

Gastrotaberuna_4

A partir de aquella noche, en la que también corrió el champán a cargo de Alfredo Sanz, en esta ocasión el Pommery, las visitas a la calle Arte 33, son muy frecuentes. El soportal de la gastrotaberna donde me tomo una cerveza artesana, antes de probar el mejor cocido de mi vida, con su tuétano, o los inmejorables callos cocinados durante tres días, forma parte del imaginario al que recurro cuando las cosas se tuercen un día cualquiera.

La cita más reciente, me reconforta especialmente y aunque me encantaría deleitarme en la descripción de cada una de las veces que me he sentado a la mesa comunal de la gastrotaberna, me voy a ceñir al festín de los callos.

Gastrotaberuna_5

Ha sido hace unos días de este febrero frío y soleado, dos años después de nuestro encuentro en los quesos de L´Amelie, con cerveza previa en el portal y con jazz, interpretado por unos cracks que ya querría yo llevármelos a todos los afterworks que me encargan que organice. Como ya estáis visualizando, empezamos muy bien. En la vida de Michele, también asesor gastronómico de infinidad de empresas de alimentación, los detalles son la norma y comienzan con  la bienvenida a los amigos de siempre y a los que irremediablemente acabarán siéndolo. Son pequeños-grandes regalos, tramados por un hombre excepcional, desde la más absoluta discreción y con la exclusiva intención de hacer felices a todos los que se acercan hasta su casa.

Me chifla sentarme delante de la @mesa abierta con @Josemariainigo y sus ganas de viajar, con Daniel Camiroaga y sus @relatosdeviajes con @elimoraless, y sus viajes tops, con @albgranados

Gastrotaberna_1

Patsy Montiel, autora del potente blog @madridseduce , Carla de Bulgaria y sus @almuerzosCarla  que también es una viajera infatigable o Halima, aquí finalista del programa “Deja un hueco para el postre” y en Marruecos campeona de Master Chef… son mujeres y sibaritas con las que me siento muy bien comiendo y charlando sobre comida, bebida y la misma vida, mientras Miguel Ángel de Aseuniv, por ejemplo, nos sirve el último champán llegado de la Francia. Un tal Palmer que me alegra el alma un poco más si es posible…

Después vendría un Beronia, un Secastilla, un Antídoto y tinto dulce tradicional, tintilla de Rota, con el que Juanma Terceño me dibujó una sonrisa cómplice

No puedo nombrar a la infinidad de personas que creen y arropan a Michele de Vita en su travesía hacia el Olimpo de la cocina. Son muchos y muy grandes como él, los convocados, de vez en cuando, en torno al guiso que se le antoje.  Hoy particularme se van a perder unos señores callos,  @EstebanCapd y el superexigente  Luchini, director de @LunaMetrópoli. Mi querido Alberto es admirador incondicional del cocido de nuestro hombre, desde que se lo puse delante.

Gastrotaberna_6

Con cocción de tres días sin sus noches y con trufa melanosporum de Teruel, rallada en el momento de ser servidos, para que se funda con la gelatina también de la pata y del morro, este plato de casquería llega a la mesa para regocijo, primero de la vista, luego de la pituitaria y finalmente para excitar a todos los sentidos. Los callos de la gastrotaberna se nos  revelan como  campeones de cualquier concurso. Sí, se me ocurre que incluso del Bocusse, ja, ja.

Callos a la madrileña con salsa de chile africano aparte, para que cada uno elija el punto de picante que desee. Lo que os decía, detalles, y más detalles. Delicados detalles que apreciamos también en la ensalada de pamplinas y tomate para refrescar y preparar la boca  para la siguiente cucharada.
Esta vez la armonía la propone Javier Bonilla con un millessimé de Juve y Camps extraordinario con el que yo personalmente quise continuar hasta el postre. ¡Viva la panacotta  de Michele de Vita, también!

No debo extenderme más, habrá otras reseñas de las bacanales de este espacio  gastronómico donde además de periodistas, peregrinan cada día hombres y mujeres de negocios varios, todos foodies, gourmets, sibaritas, gastronómadas o como queráis llamar a los amantes de la mesa y la sobremesa. Probablemente la siguiente sea a propósito de una fabada; pero no voy a poner el punto final hasta que no os cuente también  que el autor de unos de los mejores callos de mi vida es doblemente afortunado, por las dos mujeres con las que hace equipo ganador siempre. Teresa en la sala y Cristina en la cocina. Las dos ceden su merecido protagonismo a nuestro hombre, que lo administra como el chile africano, con la prudencia del que sabe que “lo más valioso no es lo que tiene sino a quien tiene. Esta vez no hay gin-tonic Conchín-me digo y le digo a Michele. Tengo que recoger a los niños del cole. Saliendo, en el minúsculo atrio de la Gastrotaberna coincido con Cristina, la cocinera, poniéndose el plumas. Las dos corremos, yo a por mis hijos, ella a por los suyos, también los de Michele de Vita.

La gastrotaberna está en la calle Arte 33
Tel: 913029130

Michele de Vita
Asesor Gastronómico
Móvil 673 63 15 12
www.studiogastronomico.com

Concha

Como reportera televisiva he tenido el privilegio de contar la evolución de la gastronomía y la oferta turística en general, durante 20 años en Telemadrid y en Televisión Española. Gastronómada y apasionada de la vida, sigo manteniendo una agenda muy suculenta que quiero compartir ahora con mis seguidores. Presento, prescribo y propongo a las empresas del sector cuando me necesitan.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebook

Deja un comentario